Ya en su primera edición se inscribieron más de 170 cortometrajes, multiplicándose el número de participantes en las siguientes ediciones, hasta contar hoy en día con unas 600 obras procedentes de todo el mundo. Un festival independiente que comenzó como una muestra de cine a pequeña escala y que se ha convertido en el festival de cortometrajes de Valencia y uno de los más importantes de España, con cada vez más reconocimiento a nivel internacional.

RADIO CITY, sede del festival desde sus orígenes, es el local más emblemático del centro histórico de Valencia y abraza desde 1979 el arte en todas sus vertientes. El cine no podía quedarse fuera y tras 18 ediciones, se ha convertido en el informal punto de encuentro de los profesionales que acuden al resto de festivales de cine de Valencia.

Con una capacidad de 130 butacas por sesión y de entrada libre, el festival tiene lugar todas las primaveras durante cuatro semanas. Mientras que a lo largo del año desarrolla otras actividades paralelas.

Este festival considera al cortometraje un género en sí mismo, auténtico cine, con un metraje de hasta media hora, tiempo suficiente para mostrar una historia bien contada. Se centra en los nuevos lenguajes audiovisuales y proporciona un espacio para el encuentro, la reflexión y la crítica. Es un proyecto en movimiento dedicado a exponer lo nuevo que está dando la escena, los nuevos directores, las nuevas formas de expresar y fomentar el cruce de diferentes ramas artísticas sobre la imagen en movimiento. Ponemos especial interés en cortometrajes que son relevantes por la originalidad y la valentía al tratar temas que plantean dificultades o desafíos de los colectivos más vulnerables.

Además, dinamiza la producción, muestra y encuentro de profesionales del cine para la difusión de obras audiovisuales en la Comunidad Valenciana y la promoción de esta industria en la lengua local.

Por su larga trayectoria, calidad, aportación a la cultura y el arte, su reconocimiento internacional, su apoyo constante a la industria del cine y el profundo respeto hacia todas aquellas personas que no cesan en su lucha por hacer cine en corto, este festival se ha convertido en un centro neurálgico de creatividad que alimenta las entrañas de la cultura de la ciudad del Turia.

Utilizando el drama, la comedia, el suspense, el documental, la animación, la video creación…, los autores tan pronto pasan de la narrativa al uso, como a la ruptura espacio temporal que caracteriza a aquella. Toda una señal de heterogeneidad que rige tanto lo creativo como la realidad de que se nutren los propios artistas. 

Un festival al que se felicita por seguir manteniéndose vivo desde un proyecto privado, por iniciativa personal de las personas que llevan a cabo este festival a través de la asociación cultural LA DEBIDA EVOLUCIÓN.

Un espacio que los autores necesitan para exponer sus obras en el circuito de festivales independientes y así mostrar sus historias, favoreciendo la comunicación entre las  diferentes culturas del mundo, a través de una lengua común; el cine en pequeño formato.